FALLECIMIENTOS SENTIDÍSIMOS

Los Tres Pasajes, nº 1, 1943

DON TEOFILO MARTIJA
Profundo sentimiento causó en la villa el fallecimiento –acaecido justamente a un mes de San Fermín– de don Teófilo Martija Oreja, médico municipal de Alza-Pasajes desde hacía 28 años.
El señor Martija, persona afable y muy competente dentro de su profesión, era en el pueblo, donde gozaba de consideración y respeto generales, una verdadera institución.
Pocos serán los pasaitarras que a lo largo de cerca seis lustros no hayan desfilado por la consulta del señor Martija o a quienes éste no haya visitado en su propio domicilio.
Su larga experiencia habíale proporcionado un golpe de vista que muy pocas veces fallaba. La población doliente de Alza-Pasajes, a la que recibía y trataba siempre con paternal solicitud, acudía a don Teófilo con fe y seguridad de ser curada. De añadidura, su considerada solicitud para con los menesterosos habíale conquistado de antiguo una atmósfera de espesa simpatía que le ha acompañado hasta el postrero de sus días.
Este sentimiento quedó patentizado bien elocuentemente en los funerales celebrados el día 8 de junio en la parroquia de San Fermín y en el acompañamiento del cadáver hasta el cementerio de Alza, donde reposará para siempre.

PILAR OBESO
Veinte días antes el 17 de mayo todo Pasajes había vibrado de unánime y sincero dolor ante el óbito de una de sus convecinas más distinguidas y queridas, la señorita Pilar Obeso Herbe, hija de nuestros estimadísimos amigos don Andrés y doña Agustina.
La Muerte, celosa de la íntegra felicidad de una familia por todos conceptos respetable, decidió sin duda asestarla un terrible golpe de cuya rudeza no pudiera reponerse jamás Y traidoramente se acercó al dichoso hogar realizando sin piedad sus crueles designios.
Pilar Obeso Herbe era una joven buena, inteligente, laboriosa y de acendradas convicciones religiosas. Amaba a los pobres, pertenecía a la Congregación de Hijas de María en calidad de celadora, y a la del Apostolado de la Oración, y era el brazo derecho de todos los negocios de su excelente progenitor. Amábanla por igual grandes y chicos, ricos y pobres, y la conducción de sus restos fue la más imponente y unánime manifestación de duelo de que Pasajes tiene memoria.

JUANITO SANS
El 11 de abril pasado falleció cristianamente don Juan Sans Sanahuja, a la edad de 38 años. Juanito era un excelente amigo nuestro desde los ya lejanos días escolares, y sentimos profundamente su prematura desaparición.
Una rápida enfermedad le llevó en breves días al sepulcro.
Descanse en paz y reciban sus deudos todos, especialmente su esposa, doña Emilia Zubeldia, sus hermanas María Mercedes y Lucila, y su hermano político Manolo Pisón la expresión cordialísima de la sincera participación que tomamos de la desgracia.