Un amable rincón pasaitarra: Lore Chorta,
refugio de un humor
y de un apetito envidiables.

Los Tres Pasajes, nº 1, 1943

La Sociedad fue fundada al desaparecer el Pasayako Lagun Ederrak, de grato recuerdo. Bosquejo histórico. Noches de aquelarre y actividades deportivas. Que se van acabando los “mutil-zarras”…

¿Quién en Pasajes no recuerda con agrado y simpatía al Pasayako Lagun Ederrak, Sociedad deportiva cuyo equipo en la temporada 1926-27 llegó a conquistar el campeonato de España de fútbol de su categoría?
Pues bien. Aquella Sociedad desapareció. Y un grupo de antiguos socios de la misma, nostálgicos de la fraterna camaradería que entre los “pasayakistas” solía reinar, decidió constituir otra entidad, aunque de diferente carácter.

Así nació Lore Chorta –cuya traducción castellana es “Ramillete de flores”–, sociedad mixta en su finalidad “gastronómico-cultural-recreativa”. Esto ocurría hace doce años.
“Lore Chorta” se inauguró con toda pompa el 19 de julio de 1931, estableciendo sus locales en la antigua calle de San Sebastián, hoy titulada de Zumalacárregui.
Los fundadores, en número de 25, fueron los siguientes señores: Miguel Ayestarán, José Albisu, Ramón Bandrés, Efrén Barbeito, Francisco Bueno, Daniel Echaide, Francisco Echave, Juan Goicoechea, Teófilo Goicoechea, Migue P. García, Rafael Gómez, Robustiano Gómez, José Gorostiaga, Carlos Hiller, Antonio Ibarzábal, Valentín Martínez, Tomás Mendía, Angel Otaegui, Gregorio del Puerto, Domingo Sarasúa, José Unanue, Ignacio Uría, Pedro Zaballos, Enrique Zaldúa e Ismael Zubeldia.

De entre ellos fue designada, del modo siguiente, la primera junta Directiva:

Presidente, Francisco Bueno; secretario, Ignacio Uría; tesorero, Enrique Zaldúa; contador, Teólifo Goicoechea, y vocales Robustiano Gómez, Carlos Hiller y Daniel Echaide.
Es norma reglamentaria que todos los socios vayan desempeñando sucesivamente los diferentes cargos de la Sociedad, la cual ha tenido hasta la fecha sólo cuatro presidentes. Por este puesto fueron desfilando, tras el señor Bueno, Robustiano Gómez Efrén, Barbeito, y Florencio Yoldi.
Comparten con éste la Directiva actual Juan Goicoechea (secretario), Francisco Bueno (contador), Angel Otaegui (tesorero) y José Albisu, Tomás Mendía y Agustín Cortajarena (vocales).

La tónica de Lore Chorta, cuyas Juntas regidoras se renuevan cada seis meses, es el buen humor, a quien acompaña un excelente apetito. En la actualidad los socios llegan a 37. Y aunque bien es cierto que si para pertenecer a Lore Chorta no es necesario figurar en categoría social o profesión determinadas, no lo es menos que no es cosa tan fácil como pudiera suponerse ingresar en la Sociedad; primero porque el número de socios es limitado, 40; y segundo porque han de mediar unos trámites de presentación en virtud de los cuales cada cual ha de saber a quién presenta, puesto que de quién sea y cómo sea el nuevo afiliado se hace responsable el que lo haya traído de la mano.

A la relación anterior hay que añadir hasta llegar al número actual de afiliados los siguientes nombres: Sebastián Arteaga, Manuel Anso, Calixto Alcorta, Guillermo Barbeito, Luis Beloqui, Trinitario Calvo, Agustín Cortajarena, José Manuel Elizalde, Gabriel Echeveste, Victoriano Gamborena, Buenaventura Eceiza, Anastasio Pérez, Félix Tellería, José Viana, Emiliano Zuzaya, Pascual Ribate, Francisco Zabaleta y Florencio Yoldi.
Entre los socios de Lore Chorta figuran dos notabilísimos cantantes, Eceiza y Cortajarena, cuyos nombres son familiares al musicófilo guipuzcoano.

El día clásico en Lore Chorta es el sábado, celebrándose en él muchas veces, y de una manera inesperada, verdaderos aquelarres.
Animador incuestionable de estas inofensivas fiestas íntimas es el gran acordeonista Egusquiza.
En ellas suelen actuar algunos de los excelentes coros que se improvisan, y entre los cuales merece señalarse el conocido por el nombre de “Vírgenes”.
Se bailan aurreskus, se refieren ingeniosos sucedidos, se cuentan chistes, recítanse versos y hasta se hace teatro (?); obritas, desde luego, sin complicaciones, tales como “Las tres hijas de Elena” y “Choque de trenes en el puente de Ormáiztegui”.

Lore Chorta ha efectuado no pocas excursiones, algunas de cierta importancia humorístico-gastronómica. Entre otros lugares visitados figuran Sumbilla, Santesteban, Vergara y Guernica.
También ha cultivado otros deportes el fútbol, por ejemplo. Y fue memorable el partido que en 1931 y en el histórico Amute jugaron –vistiendo las gloriosas camisetas del Real Unión de Irún– “Solteros” y “Casados” de Lore Chorta, encuentro que ganaron los primeros.
Hoy no sería posible repetir aquel encuentro, porque los “Solteros” se han ido casando y ha quedado el equipo incompleto: los “mutil-zarras” que quedan son sólo seis.

Los “lore-chortistas” han cultivado la pelota igualmente. Y puesto que disponían de algunos elementos de categoría, decidieron participar en los campeonatos guipuzcoanos, con resultado inmejorable.
En la temporada 1939-40 los Hermanos Zabaleta conquistaron el campeonato de remonte primera categoría.
En la misma categoría a mano llegaron a subcampeones Linazasoro y Orbegozo, representando a la Sociedad.
A mano segunda categoría trajeron a Pasajes Cortajarena y Goicoechea el título de campeones. En la siguiente temporada lograron el título máximo de la especialidad de mano primera categoría Linazasoro y Goicoechea.
La pareja Oyarzábal-Egusquiza se clasificó en segundo lugar de la categoría máxima a remonte.
En la de 1941-42 Lore Chorta obtuvo tres campeonatos a mano y remonte primera categoría y a remonte segunda. Las parejas triunfadoras fueron respectivamente Linazasoro y Goicoechea, Berra y Egusquiza y Castillejos y Uría.
Finalmente en la de 1942-43 vencieron a remonte primera Echeverría y Egusquiza, que se clasificaron campeones y en la misma especialidad segunda categoría Echeverría y Uría subcampeones.

Un magnífico historial en un tiempo muy breve. En su primer contacto con el público pasaitarra, LOS TRES PASAJES se complace en saludar efusivamente a todos los socios de Lore Chorta, entre quienes nuestra Revista cuenta con muy buenos amigos, deseando a la simpática Sociedad muchos años de vida.

L. U.