«

»

PARO ABSOLUTO EN PASAJES

El Día, 1933-05-11

LA INTENTONA SINDICALISTA FRACASÓ NUEVAMENTE EN GUIPÚZCOA
Por la mañana se intentó parar el trabajo en determinados lugares sin que los extremistas lograran sus propósitos

También trataron de volcar tranvías
En Pasajes el paro fue absoluto
Durante la mañana menudearon las coacciones en aquella villa
Fracasaron las gestiones de arreglo
De seguir la huelga será ilegal

LA HUELGA EN PASAJES
Conforme estaba anunciado, ayer dio comienzo en Pasajes la huelga general decretada por los elementos de la Federación Autónoma.
A este paro no se sumaban de momento ni los Solidarios Vascos ni la U. G. T.
Desde primeras horas de la mañana comenzaron a acudir a sus labores numerosos obreros pertenecientes a las entidades citadas y a las ocho y media sólo había parado la mitad del contingente obrero.
En el puerto se comenzó a trabajar también por los obreros pertenecientes a Solidaridad y a la U. G. T.
Grupos de huelguistas comenzaron a recorrer en grupos talleres, fábricas y obras, incluso en el puerto, ejerciendo toda clase de coacciones. En más de una ocasión coaccionaron ante los propios agentes de la autoridad.
Así en esa forma fue extendiéndose el paro hasta que alrededor de las diez y media de la mañana puede decirse que era completo.
La autoridad, desde la noche anterior, había adoptado extraordinarias precauciones.
Los obreros de la U. G. T. abandonaron las tareas, así como los de Solidaridad, éstos últimos ante las coacciones de que eran objeto, sin protección por parte de la autoridad y a fin de evitar incidentes.
Un grupo de unos ocho o diez huelguistas salió al camino de Rentería y allí fue esperando la llegada de los obreros que de los caseríos de los alrededores llegaban para trabajar en el puerto, obligándoles a retroceder.
También en algunos almacenes se personaron los elementos huelguitas y ante la presencia de los guardias de Asalto pararon los trabajos sin que fueran molestados por nadie.

EL COMERCIO ABRE
A primera hora de la mañana hubo algunos comerciantes que se resistieron a abrir las puertas por temor a que fueran objeto de agresiones, pero atendiendo a invitaciones de los agentes de la autoridad atendieron a lo que se les indicaba, y el aspecto de la villa fue normal.
Fuerzas de la Guardia Civil y de Asalto patrullaron constantemente por la villa a fin de evitar que ocurrieran incidentes.
Los huelguistaS, una vez conseguido que el paro fuera completo en todo Pasajes, se retiraron y no hicieron acto de presencia ni por el puerto ni por las cercanías.

COACCIONES EN SAN PEDRO
Los grupos de huelguistas tan pronto como pudieron se trasladaron a San Pedro en donde cometieron también coacciones, obligando a parar en talleres y fábricas. Pronto fue aquí también el paro total.

LOS PESQUEROS
Desde el primer momento se observó que la dificultad principal estaba en la descarga de los vapores pesqueros que pudieran entrar en el puerto.
Ya de madrugada, a los pesqueros que tienen radio se les comunicó que dada la situación del puerto, con motivo de la huelga de 24 horas, era conveniente que demoraran su llegada. Unicamente no se pudo avisar a dos o tres parejas que no cuentan con aparatos de radio.
Estos vapores comenzaron a entrar ayer por la mañana y los obreros se negaron a descargarlos. Como los obreros de la Pescadería de San Sebastián se habían sumado también al paro, la dificultad fue mayor y en el muelle se quedaron los pesqueros esperando la solución del conflicto.
De lo ocurrido sed dio cuenta al gobernador civil, quien efectuó algunas gestiones.

EN LA CAMPSA
En la fábrica de la Campsa se trabajó normalmente. Ayer era esperado en el puerto un buque de la citada compañía cargado de gasolina, pero se recibieron noticias dando cuenta de que el buque no había podido salir de Santander, porque en aquel puerto también había influido la huelga general planteada en España.

COACCIONES EN HERRERA
En Herrera grupos de huelguistas trataron de ejercer coacciones y quisieron evitar que los tranviarios continuaran trabajando. Pretendieron, nada menos, que los coches de la compañía de San Sebastián a RentEría no llegaran a esta última villa. Fuerzas de la Guardia civil acudieron rápidamente a aquellos lugares, pero los huelguistas, fracasados sus propósitos, desaparecieron ante la presencia de la fuerza pública, no dando lugar a ésta a intervenir.

POR LA TARDE
En algunos sitios se esperaba que por la tarde se reanudara el trabajo, pues muchos obreros no pertenecientes a las organizaciones que había declarado el paro anunciaron que acudirían a los talleres, pero ni en el puerto ni en las fábricas ni en ningún sitio pudieron reanudarse las labores, siendo, como por la mañana, el paro absoluto.
No ocurrieron incidentes y la fuerza pública no tuvo necesidad de intervenir.

HACIA LA HUELGA INDEFINIDA
En Pasajes se aseguraba ayer especialmente por la tarde, que en el caso de que no se solucionase el conflicto, existía el propósito de prolongar el paro que se había anunciado como de 24 horas con carácter indefinido.

EL GOBERNADOR REANUDA LAS GESTIONES
El gobernador civil, deseando encontrar la solución al conflicto, convocó para ayer a las cuatro de la tarde a los patronos de las obras del puerto de Pasajes y al comité de huelga, con el fin de ver si se hallaba la solución que acabara con el conflicto.
La reunión, según nuestras noticias, se celebró y fue bastante extensa, y en ella se expusieron los razonamientos respectivos por ambas partes.
El elemento patronal se mantuvo en actitud de transigencia, estando dispuesto a ceder en lo que sea posible a la admisión de los obreros del Bolsín. Los representantes obreros sostuvieron su actitud ya conocida.
Por tanto, no se pudo llegar a un acuerdo, quedando nuevamente rotas las negociaciones.
Por tanto, lo más probable es que la huelga adquiera carácter indefinido.

UNA NOTA DEL GOBERNADOR CIVIL
Por la noche, al recibir el gobernador civil a los periodistas, nos manifestó que la huelga de Pasajes había transcurrido durante la tarde sin incidentes, manteniéndose la tranquilidad.
A continuación nos facilitó la siguiente nota:
“Terminado el plazo de 24 horas en los oficios de huelga, si Ésta se realizase hoy, sería ilegal con todas sus consecuencias, por tanto se advierte al público que queda garantizada la libertad de trabajo por medio de la fuerza pública y se hace saber especialmente en lo que afecta a la industria pesquera que nada tiene que ver con el conflicto de las obras del puerto. En cuanto a estas obras, no habiendo llegado a una avenencia patronos y obreros parados, las obras seguirán su curso cuando el estado de los proyectos permitan su continuación”.

MULTAS Y SANCIONES
La noche última, unos guardias de Asalto acudieron a cachear a los que se hallaban en el bar denominado El Romeral, sito en la carretera, porque había llegado a oídos de la autoridad que se trataba de celebrar una reunión clandestina por elementos extremistas.
El dueño del bar, Mariano Asensio Merino, se insolentó contra los de Asalto, tratando de impedir que se efectuara el cacheo, lanzando sobre los guardias toda clase de insultos.
Por esta razón fue denunciado y el gobernador le impondrá la correspondiente sanción
También impondrá una sanción a Manuel Landín, propietario del bar que se negó a abrir por la mañana.

CACHEOS Y DETENCIONES
Por la noche avisaron de Pasajes al Gobierno civil que se notaba algún movimiento por aquella villa, e inmediatamente salió para allí una camioneta con fuerzas de Asalto.
Estas fuerzas practicaron numerosos cacheos y procedieron a practicar detenciones, trayendo a San Sebastián unos treinta detenidos de elementos que habían estado coaccionando.
Todos ellos ingresaron en la cárcel a disposición del gobernador civil.
Este permaneció en su despacho conferenciando con las autoridades y tomando medidas hasta la una y media de la madrugada, a cuya hora se retiró a descansar.
Se dijo que los elementos huelguistas habían tratado de impedir la descarga de pescado, pero parece ser que no se intentó siquiera hacer esta descarga. La tranquilidad fue absoluta durante toda la noche, siguiendo las medidas de vigilancia.
Para hoy se extremarán las precauciones, pues la huelga, de continuar, será declarada oficialmente ilegal.
Las fuerzas que vayan a mantener el orden llevarán instrucciones muy severas y procederán con energía.