«

»

SUSCRIPCIONES

La Voz de Guipúzcoa, 1890-04-30

En la mañana de ayer se trasladó nuestro director a la vecina villa de Irún, avistándose con algunos de nuestros amigos, que no necesitan ciertamente de excitaciones ajenas para ejercer la caridad, pero merced a las cuales se ha abierto una suscripción en aquella villa, cuyas listas publicaremos oportunamente, sobre la que más arriba puede verse.
Nuestro distinguido amigo, el alcalde de Irún, Sr. Guerendiain, y con él cuantas personas de influencia puedan contribuir al mejor éxito de tan caritativa obra, se han prestado gustosas a realizar una recaudación que engrosará las que se vienen haciendo a favor de las desgraciadas familias de los náufragos.

Un rasgo digno de loa hemos de consignar. Entre las personas con quines hablábamos de la suscripción, se encontraba nuestro buen amigo el afamado pintor D. Juan Miguel, artista de mérito, aunque no corresponda a él la pícara fortuna.
–Mi donativo –nos dijo– no será en metálico; pero venga usted…
Y nos llevó á su estudio, donde presentándonos infinidad de trabajos pictóricos nos dijo:
–Elija usted lo que quiera y véndalo o rífelo después.
Digna de aplauso era esta generosa espontaneidad; pero el recuerdo de la desgracia pudo más en nosotros y aceptando sin replicar el ofrecimiento y dando rienda suelta a nuestra predilección, si no autorizada, si algo exclusivista, y elegimos lo que nos pareció mejor de todas las obras. Una tabla preciosa de 40 centímetros representando un paisaje de las cercanías de Irún.
Del cual cuadro decidiremos en tiempo oportuno, cuando se trate de realizar los efectos que recojamos.

De regreso de Irún y haciendo pié en Pasajes, nos vimos con los señores Minondo (D. Justino) y Goicoa, alcalde el primero de aquel pueblo, a quien hicimos entrega de una primera partida de seiscientas cincuenta pesetas, cuyo recibo obra en nuestro poder y a disposición de los señores donantes.
Hoy entregaremos a la familia del náufrago del Mamelena una cantidad proporcionada a la que entregamos al señor alcalde de Pasajes.

Todas las suscripciones abiertas en los tres Pasajes, dependencias de la Aduana, del puerto, etc., están encabezadas en igual forma á la nuestra; es decir, a favor de las familias de los náufragos de aquel pueblo y de la del que pereció llevado por un golpe de mar a bordo de un Memelena.

Los empleados todos del municipio de esta ciudad han decidido contribuir a la suscripción, dejando un día de haber en el cobro de su sueldo mensual.