«

»

LUZ EN PASAJES

La Unión Vascongada, 1898-11-27

Todo tiene su término en el mundo, dice una antiquísima sentencia, y ciertamente así debe de ser cuando a las linternas públicas de la villa, refrigentes como las estrellas en noche de tempestad, viejas como la invención de la sopa de ajo, inamovibles como el señor Sagasta e inútiles como el ministro de Marina, se las sentencia a muerte; a ellas, que amenisaban con sus centelleantes titilaciones los lugares públicos y amenazaban con consumir la poquísima paciencia que al pueblo pasaitarra ya le queda.

Van a morir muy pronto, de muerte violenta; van a desaparecer de la escena donde tan largo tiempo vivieron pregonando el abandono, van a usar de sus picudos puestos, sean caducas candilejas de petróleo, que nadie osó tocar, y caerán de gripe con estrépito gracias a la redentora y muy plausible decisión que unos cuantos señores de firme voluntad, se imponen para sustituirlos por la moderna luz, por el fluido eléctrico, que las gentes de Pasajes hace tiempo reclamaban.

Pero no a uno sólo de sus barrios alcanzan los beneficios del proyecto; a todos ellos; a San Juan, a San Pedro, al barrio de Ancho, a la Universidad de Lezo y hasta a la villa de Alza ha de extenderse la importantísima mejora que se estudia.
Muchos proyectos se habían formulado en tiempos anteriores para dotar de luz eléctrica a estos pueblos; pero ¡ay! aquellos fracasaron por su propio pecado, faltos de voluntades serias en que apoyarse y de garantías para el consumidor.
De ahí el que en Pasajes, siendo lo que es, pueblo donde el comercio y la industria tienen su asiento y alcanzan importantísimo desarrollo, ¡aún estemos lucidos con petróleo!

El proyecto de instalación de que voy a dar cuenta, por ser el que en estos momentos se discute, el, a nuestro entender, más realizable y el que ha merecido ya la aprobación del señor gobernador y de importantes entidades de los pueblos interesados, pertenece al distinguido ayudante D. Casiano Zubiria, y he aquí alguna de sus líneas generales:

Fuerza productora de la electricidad, el agua.
Este se ha buscado en las regatas de Arditurri, término de Oyarzun, y a 8 kilómetros de distancia de Antxo. Arrojan un caudal de 250 litros por segundo.
Recorrerán desde el punto en que se unen 770 metros para caer desde una altura de 27 metros. Allí, en Metu-piedacoa es donde ha de instalarse la fábrica de luz, por medio de turbinas.
Cables aéreos la transportarán hasta el término de la jurisdicción de Alza, pasando por Ancho, en la carretera de San Sebastián.
En Capuchinos de derivará un cable para Lezo y Pasajes de San Juan.
De la Herrera partirán otros dos: uno a Alza y otro a Pasajes de San Pedro.

Así en esta forma quedarán debidamente alumbrados no sólo los cinco pueblos, sino todos los caseríos colindantes con la carretera, hasta el portazgo de Miracruz, que de la luz quieran aprovecharse.

El salto de agua producirá cuando menos 76 caballos de fuerza motriz permanente. Como el gasto para el alumbrado sólo será de 60 caballos y la fábrica puede producir electricidad constantemente, la que le sobre la ha contratado ya a razón de dos reales por caballo de fuerza, una importante compañía industrial de Rentería.

Esta compañía se compromete a su vez, en el caso de averiarse alguna de las turbinas o motores, a coadyuvar al alumbrado público con una dinamo de 32 caballos de fuerza, que equivale á 300 luces de 10 bujías.
De este modo el alumbrado será fijo.
La instalación completa costará 70.000 pesetas y durará seis meses.
Cada luz de 10 bujías costará 2 pesetas al mes y una luz de 5, 1,5.
Cinco y siete céntimos, respectivamente, diarios, desde el anochecer hasta el amanecer.

Al objeto de que la sociedad o compañía que lo explote sea eminentemente popular y que todos puedan tener cabida en ella, aprovechándose de las ventajas que al pequeño capital aportado ha de reportar, se formará un consejo de administración compuesto de once vocales de todos los pueblos interesados.
Las 70.000 pesetas que cuesta la innovación se cubrirán por raciones de á 100 pesetas cada una.
El consejero ha de ser poseedor por lo menos de diez acciones.
El autor del proyecto cuenta con importantes adhesiones, y las luces hasta ahora contratadas por la nueva compañía pasan ya de ochocientas.

A las dos de la tarde de mañana domingo 27 se celebrará en el local de las escuelas del barrio de Ancho una importantísima reunión que tratará de este asunto y de la formación definitiva de la sociedad.
A los vecinos de los pueblos citados conviene mucho asistir a ella; a todos en general, sin distinción de clases ni categorías, ya que de esa reunión ha de salir (nunca mejor que ahora podremos afirmarlo) la luz que marque el gusto modernista de este pueblo y señale en su historia al cumplimiento de un afán largo tiempo soñado.

Agustín Seco
Pasajes 26 Noviembre 98