«

»

EL NUEVO MUNICIPIO DE PASAJES

La Unión Vascongada, 1891-03-15

La sentencia del Consejo de Estado declarando que pertenecen a los pueblos de Pasajes los terrenos ganados al mar por la parte de Ancho será muy ajustada a la ley, pero también causa de desbarajuste para la realización de los servicios municipales, por la indeterminación de los límites jurisdiccionales en la bahía y la confusión que trae consigo el que un casco de población como Anxho pertenezca a distintos términos.

No sabemos cual será la solución definitiva del asunto; nosotros tenemos respecto del particular una opinión que, por lo que valga, la vamos a exponer:

La bahía de Pasajes no es fontera, sino centro de unión de los pueblos, barris o núcleos de población que la circundan; como el corazón comunica el principio de la vida a los diferentes miembros del organismo humano, la bahía irradia los elementos de riqueza a sus orillas, por ella se desarrolla el comercio, se construyen almacenes, se establecen industrias, auméntase la población, se edifican casas y sube el valor de la propiedad, se disponen establecimientos de recreo y, en una palabra, todos los puntos bañados por la mar reciben la influencia benéfica del puerto, en mayor o menor escala.

De la bahía parte el impulso de la prosperidad de las agrupaciones ribereñas, las cuales deben estar unidas por el vínculo, fortísimo en el comercio social, del interés. El habitante de Ancho, como el de Molinao, como el de San Pedro y San Juan tienen una aspiración primordial, la del fomento del Puerto de Pasajes, cuyo interés, que a todos les es común, debe servirles de lazo de unión. Además, no siendo la bahía barrera, sino medio de comunicación y centro a que convergen la vida y el movimiento de los núcleos de población que la rodean, sirve para fomentar y consolidar las relaciones particulares de donde proviene la comunidad social, que constituye la base de los municipios.

Formando un solo Municipio los dos Pasajes, Ancho, Molinao y Alza, se aunarían todas las fuerzas bajo una acertada dirección que las utilizara en provecho de todos; habría una administración inteligente, porque claro es que ensanchándose el campo en donde se ha de escoger el personal, se haría una elección acertada, se simplificarían los servicios municipales, conservando, empero, aquellos peculiares, reclamados por la necesidad o comodidad de cada barrio, como escuelas, culto, etc; aumentarían los rendimientos, porque el fraude no sería tan fácil como ahora que se confunden los términos de Pasajes y Alza en el casco de Ancho; y por último, con una Administración inteligente y celosa, se podrían realiziar muchas mejoras que ahora nos e acometen.

Si desconociendo su mutua conveniencia cada pueblo sigue encastillado con su exclusivismo, los esfuerzos que debían ser dirigidos al bien común, se consumirán en los limitados horizontes de una Administración anémica y deficiente, falta de medios y de energía para realizar ninguna empresa seria. Si la unión se realizara formando un solo pueblo para los dos Pasajes, Ancho, Molinao y Alza, surgiría potente el nuevo municipio y sería un bien para todos. Esta es nuestra visión, tan arraigada que no vacilamos en llamar la atención de quien corresponda sobre este asunto, a fin de que si los interesados no saben o no quieren anteponer la conveniencia general a las estrechas miras locales, corrija el mal dando término al presente estado de cosas, que ni siquiera tiene en su abono el imperio respetable de la tradición.