«

»

El fin de una final

Después de un encuentro interesante
que hubo necesidad de prorrogar,
el Pasayako vence al Badalona por 1-0

El Noticiero, 1926-05-19

Trabajillo le ha costado, pero al fin el Pasayako se lleva de Zaragoza el título de campeón de su grupo. Y hay que felicitarle por ello, pues ha ganado en buena lid, ya que si el domingo jugó bien ayer lo hizo mucho mejor. Este triunfo del Pasayako ha sido una especie de revancha para su región que, poseyendo los dos equipos quizá mejores de España “los dos Reales” ha perdido el campeonato que en justicia merecía. Y como el triunfo es legítimo, repetimos, pues lo ha logrado frente al Badalona, equipo de indudable potencia que, sin embargo, ha sucumbido ante el ímpetu norteño, ampliamos nuestra felicitación a la región guipuzcoana, pues en definitiva el triunfo del Pasayako es el triunfo de una escuela de juego netamente nacional, esto es, la “furia española” que tantos éxitos nos ha proporcionado en España y fuera de España.

El partido

Tarde fría y viento molesto unido al día laborable, nos hace presagiar poca asistencia de público a este segundo partido final de la serie B.

Efectivamente, cuando llegamos al campo de Torrero, vemos que hay poca entrada, tanto en la general como en la preferente.

A las cinco, Adrados hace sonar el pito para reunir a los capitanes, y sorteados los terrenos, elige campo el Badalona, saliendo el Pasayako que avanza por su extremo izquierda, el cual centra, rematando Echevarria, que obliga a intervenir con acierto a Brú.

Los de Pasajes, que han salido con mucho ímpetu, parecen desconcertar al Badalona, que no logra sacudirse del acoso que son objeto, y así vemos que un centro de Zala no es goal por fallo de sus compañeros, sacando a corner Tejedor II.

Blanco logra sujetar algo a la delantera del Pasayako, y sirve un balón a Garriga que pasa largo a Tejedor III, centra enviando a corner García, tirado sin consecuencias como el anterior.

Brú tiene que actuar frecuentemente, por los centros que envían sobre la puerta los extremos del Pasayako, y esquivar las codiciosas entradas del terceto interior.

Un tiro de Martínez lo para el meta catalán en el suelo, el cual queda sin soltar el balón por el acoso de que es objeto, pitando faut Adrados.

Los avances son continuos por ambas partes, siendo más peligrosos los del Pasayako por la rapidez con que los ejecutan, con sus pases largos y a las alas, por lo que la defensa catalana tiene que emplearse a fondo para evitar posibles goals.

Por el contrario, los delanteros del Badalona, con juego más reposado, no llegan a inquietar a Zubiri seriamente, pues tiene en sus defensas y medio centro un serio obstáculo.

Christiá corre magníficamente su línea y centra, no aprovechando nadie a rematar. Otro centro del mismo, remata Forgas fuerte pero alto.

Transcurre el primer tiempo sin marcar ninguno de los dos equipos, a pesar de haber tenido ocasiones para ello.

En el segundo tiempo el Badalona aprieta de salida, consiguiendo acorralar por unos momentos al Pasayako, pero su dominio no tiene fruto alguno por jugar en delantera con sólo cuatro jugadores, pues Christiá, lesionado en el primer tiempo, es nulo, teniendo que retirarse del campo.

Hay ratos que el juego empieza a ser duro, con tendencia a sucio, pero Adrados lo corta.

Continúa la presión catalana y la defensa Garcia-Elizalde se muestra segura despejando.

Por el contrario la pareja Masenet-Tejedor II fallan de vez en cuando, originando con ello un serio compromiso, que a no ser por la actuación de Brú, quizás el partido hubiera terminado a los 45 minutos reglamentarios.

Un chut de Blanco da en las manos a un defensa contrario cerca del área. Lo tira el castigo el mismo Blanco, fuera.

Garriga se muestra el más peligroso de los atacantes catalanes, pero sus avances individuales no pueden variar el contador intacto.

Un centro chut de Arbeito lo para Brú estupendamente. Otro chut de Gual lo vuelve a parar con igual seguridad.

Más rápidos los avances del Pasayako y más veces de peligro en la puerta de Brú. En uno de ellos Masenet incurre en faut, cerca del área. Se tira la falta y Echevarria remata de cabeza fuera.

El nerviosismo en los jugadores y público se empieza a notar, pues el tiempo pasa y el marcador continúa de igual forma que antes de empezar.

Un gran chut de Garriga salva Zubiri en magnifica estirada, enviando a corner.

Como Adrados pita el final del partido, los equipos se retiran para descansar y continuar en la prórroga de media hora como es costumbre.

El Pasayako sale con grandes ánimos, y fruto de este entusiasmo que ponen los jugadores, viene el goal que ha de darles la victoria, y con ella el título de Campeones de España del grupo B, título que a todas luces parecía que iba a apropiárselo el Badalona.

El goal fue marcado en la primera parte de la prórroga, debido a un chut del interior izquierda, al encontrarse la portería abandonada, por una arriesgada salida de Brú.

Después del goal, el Pasayako procuró conservar ésta ventaja, haciendo un juego más que atacante, defensivo, terminando la prórroga.