«

»

¡Ya apareció!

La Unión Vascongada, 1898-09-20

El individuo que en Pasajes sostuvo en la noche del pasado viernes sangrienta riña con su hermana Rosa Sein y un cuñado de la misma, cusándoles con una navaja infinidad de heridas en distintas partes del cuerpo, huyendo después hacia los montes de Alza, donde ha permanecido oculto de la persecución de las autoridades, hizo ayer su presentación confesando el delito cometido, ante el juez de Instrucción de la vecina villa.

Logró llegar al caserío Oleta, donde habita, decidiendo allí, después de un maduro examen de conciencia, presentarse a las autoridades como reo de los hechos que se le imputaban.
Menos mal, para él, que ha reflexionado un poquillo; pero ¿no hubiera sido mejor, decimos nosotros, pensar antes de cometerlos, en las tristes consecuencias que para las familias acarrean agresiones como las por él llevadas a cabo?
Se le condujo desde Pasajes a San Sebastián y aquí ha quedado a disposición del Juzgado de 1ª Instancia.
A Antonio Iraeta, que fue el que recibió diferentes puñaladas en el cuerpo, le visitó ayer mañana, por indicaciones de D. Pedro Lardy Chapins, en cuya casa trabajaba y era muy querido, el señor Gaiztarro, de esta capital.
Examinólo detenidamente, viendo que las heridas presentaban buen aspecto y que si no sobreviene alguna complicación, dentro de algunas semanas, porque eso sí, la tarea ha de ser penosa, podrá dedicarse a sus trabajos.
La herida Rosa Sein mejora también notablemente.