La Sociedad de Montañeros
del Jaizkibel pasaitarra

Los Tres Pasajes nº 13, 1955

Efectuamos nuestra habitual visita a esta simpática Sociedad una tarde de mediados de junio, con el fin de entrevistarnos con su Presidente.
Como el pasado año, (bien lo recordamos) hallamos al Sr. Obeso rodeado de papeles que acreditan su entusiasmo por la Sociedad y su deseo de dejar todo bien sentado.
Tiene que dejar unos momentos sus ocupaciones, con el fin de atendernos, comenzando inmediatamente nuestras preguntas:

Observamos, amigo Obeso, que continúa Vd. de Presidente del Jaizkibel; ¿es que este año no han efectuado la renovación de la Directiva, o ha sido reelegido?
– Gracias a Dios –nos contesta– este año dejé por completo de pertenecer a la Directiva, pues estimo ser merecedor de un descanso, tras cinco años de hallarme dentro de la misma ocupando diversos cargos. Precisamente, en estos momentos me hallo ultimando todos los asuntos propios del ejercicio que finaliza, con el el fin de presentar lo más claramente posible a la nueva Directiva, el estado actual de la Sociedad.

¿Podría indicarnos los nombres de la nueva Directiva?
– En parte, sí; ya que, según lo reglamentado por la superioridad, solamente se somete a elección el Presidente, al cual se encargó de nombrar los restantes cargos. Por mayoría de votos, fue elegido Presidente D. Victoriano Ayuso, persona muy competente para desempeñar el cargo, reconocido entusiasta de nuestra Sociedad, que no dudo hará honor a la confianza depositada en él. Además, ha tenido el acierto de escoger unos elementos que creo serán «ideales» para desempeñar los principales cargos de la Directiva; le voy a nombrar los más destacados, y aun cuando mi deseo sería darle a conocer la Junta completa, ignoro por el momento quiénes desempeñarán los cargos secundarios: Secretario, D. Luis Otaegui, cuyas dotes no hace falta resaltar, puesto que son de todos conocidas, D. Andrés Martínez (Mosho) tesorero, elemento entusiasta cien por cien; Delegado Deportivo, D. Ezequiel Vega, fino montañero y con ganas de trabajar para elevar el espíritu deportivo de Pasajes.

Pero ¿no cree Vd. que estos Srs. necesitarían el apoyo de Vd. para solventar cuestiones que siempre se presentarán a la nueva Directiva y que solamente la experiencia que tiene Vd. puede llevarlos a buen fin?
– En primer lugar, pueden contar con mi apoyo, para asesorarles siempre que lo requieran; pero ello lo encuentro innecesario, ya que estimo al Sr. Ayuso suficientemente capacitado para llevar a buen término cuanto se presente, primero por sus dotes, y segundo por no ser profano en cuestiones de nuestra Sociedad, pues ha sido creo que tres años directivo, además de que tiene buenos colaboradores, de los que no acostumbran a dejar de atender sus cargos.

¿Podría Vd. hacernos una reseña de las principales actividades deportivas llevadas a cabo en el transcurso del año de su presidencia, y especialmente de la tan renombrada Marcha Regulada Comarcal?
– Es para mí una satisfacción poder hablar de estas cuestiones, ya que el fin principal que perseguimos es el deporte, y especialmente la montaña. Son varias las excursiones llevadas a afecto con asistencia de nutrido grupo de socios y simpatizantes, siendo la última a San Miguel de Aralar el día de Corpus Cristi, al cual acudieron treinta y siete excursionistas de todas las edades y de ambos sexos. Actualmente se halla participando en los concursos de alturas y travesías un grupo de once socios, de los cuales hay quien rebasa los quince mil metros con cuatro travesías. En cuanto a la marcha Regulada Comarcal, efectivamente fue un éxito en todos los aspectos, tanto en asistencia como en premios y organización.

¿En qué consiste esta Regulada Comarcal?
– Hasta la fecha, solíamos llevar a cabo la Marcha Regulada Social, la cual es exclusivamente para socios, y simpatizantes, habitantes en Pasajes, no siendo imprescindible hallarse federado ni tan siquiera ser socio; pero este año, conscientes del gran trabajo que se nos avecinaba, solicitamos de la Federación Española de Montaña, a través del Subdelegado en Guipúzcoa, D. Pedro Otegui, la organización de la primera Marcha Comarcal; lo cual nos fue concedido. Es la primera vez que se realiza este tipo de prueba en Guipúzcoa, cabiendo a esta Sociedad el honor de ser la primera en realizarla. Claro es que nunca podríamos haber llegado a realizarla sin el apoyo económico de la Industria y el Comercio Pasaitarras, el cual respondió según tiene por costumbre. Digo que nunca pudiéramos haberla realizado ya que solamente la organización supone unas dos mil pesetas, sin contar los premios y trofeos, los cuales (hablo de los donados) superarían las cuatro mil.

Nunca hubiésemos creído que ascendiese a tanto el importe de una prueba deportiva que acoge a un sector no muy extenso. Pero con el fin de poder dar una idea a nuestros lectores, ¿quiere asesorarnos con respecto a la misma en la forma más fácil de entender?
– Verá V.: en primer lugar; tomamos el mapa del sector comprendido entre Peñas de Aya, Urdaburu, Hernani, San Sebastián y la costa hasta Fuenterrabía; este mapa denominado catastral, está sumamente detallado hasta tal punto no sólo los caminos principales, sino que se indican hasta los senderos que existen; luego escogemos el recorrido que a nuestro juicio tenga mejores perspectivas, y efectuamos el recorrido. Caso de no ser de nuestro agrado, debemos escoger otro, y así hasta dar con el más interesante.
Una vez escogido procedemos a recorrerlo varias veces, sacando tiempos de los lugares indicados (veinticinco o treinta), con el fin que nadie se entere de los controles que se han de indicar en el momento oportuno, y que serán todos ellos secretos… Estos recorridos los efectúan distintos grupos, a los cuales se saca un promedio, que será el que figure como horario secreto. Tras de éste, se levanta plano del recorrido, se imprime con el reglamento y se distribuye entre las diversas Sociedades de la Comarca, con el fin de que no haya dudas o despistes, se marca el recorrido con pintura y conffetti, incluso con banderitas.
El día de la Marcha se cronometran los relojes, y cada control marcha a su puesto, anotando en una hoja que llevan las patrullas, el horario de cada paso por cada control. Por este sistema, lo mismo puede ser vencedor quien realice el recorrido con tres cuartos de hora del total del recorrido en más que en menos, ya que ha guardado una buena regularización al paso de cada control.

Los premios, ¿a quiénes fueron adjudicados?
– Fueron diez las copas distribuidas, llevándose el primer premio, por patrullas federadas, el C. D. Fortuna, el cual tuvo el segundo trofeo por sociedades, y el C. D. Amaikak Bat la primera copa por sociedades y la segunda por patrullas. La distribución de premios llegó hasta la patrulla veintitrés, llevándose algunos magníficos premios.

– Bueno, amigo Obeso, no queremos entretenerle más, pues es suficiente lo que nos ha explicado, rogándole nos perdone tanta pregunta.

Y con un apretón de manos nos despedimos del digno Presidente del Jaizkibel, al que creemos merecedor de un descanso, y abandonamos la sociedad dejándolo nuevamente sumido entre sus libros y papeles.

Ubaldo Lapazarra