Nuestras aspirantas de Acción Católica
Conquistan para Pasajes
un primer premio de danza vasca

Los Tres Pasajes nº 9, 1951

Muchos de los que lean estas líneas recordarán aquella mañana del 3 de junio próximo pasado, en la que tuvo lugar en el Teatro Gran Kursaal, de San Sebastián, un hermoso y brillante festival que organizó la Asociación de las jóvenes de Acción Católica de Guipúzcoa, para conmemorar el XXV aniversario de su fundación. Veinticinco años que suponen mucha labor, muchos sacrificios, mucha gloria de Dios y bien de tantas almas juveniles que saben irradiar por doquier el perfume del bien. Veinticinco años de trabajo incansable de esta Acción Católica, que era para Pío XI, y lo es para el Pontífice actual, la obra cumbre de los tiempos modernos.

La fiesta del Gran Kursaal consistió en un concurso de cantos y bailes. Todas cuantas tomaron parte en el mismo merecieron calurosos aplausos.
Pero hemos de destacar, con verdadera satisfacción, el triunfo obtenido por nuestras jóvenes Aspirantes de Ancho, que nos trajeron el primer premio de baile al interpretar, con tanta elegancia como precisión, esos bailes de nuestra región tan bonitos y artísticos, así como un precioso minué y una barcarola, que hicieron las delicias del público.Fueron ovacionadísimas, llevándose la general admiración

Hagamos constar aquí que los bailes vascos fueron preparados por el sin par Epifanio Goyenechea, de Pasajes de San Juan, y por la Srta. Elisa Alvarez de Arcaya. El minué y la barcarola los dirigió la Srta. Tere Luján. Les acompañó al piano la Srta. Rosi Ortega.

Nos complacemos, muy de veras, en poder dedicar unos renglones de la revista LOS TRES PASAJES a estas muchachas, que cuando se trata de estudiar, de formarse, de derrochar abnegación, nada regatean; que y a la vez, con toda la alegre simpatía de sus pocos años, ganan laureles en este torneo artístico; demostrando bien a las claras que, precisamente, son almas que saben cumplir con su deber: buscar en el Sagrario la fuerza para luchar, porque son corazones sanos, por eso van por la tierra sonrientes, derramando en derredor su atractivo juvenil, y saben conquistar coronas y éxitos que constituyen, para ellas, una satisfacción legítima, y para todos los que con ellas convivimos, la alegría de un triunfo que Pasajes Ancho entero hace suyo.

¡Bien, muy bien, por nuestras Aspirantes de Acción Católica!
¡Y muy bien, también, por sus directores!